Pitiriasis versicolor

La pitiriasis versicolor, también llamada tiña versicolor, es una erupción cutánea causada por un hongo llamado Malassezia globosa.

© Sarah Korf Tinea versicolor en el abdomen de una mujer

La pitiriasis versicolor es bastante común. Afecta a aproximadamente uno de cada veinte adultos en algún momento de su vida.

Signos y síntomas

La erupción por lo general empieza como unos pequeños parches de color claro en el pecho, el cuello o los brazos. A veces, puede afectar a los pliegues de la piel, tales como en las axilas, en la piel debajo de los senos, o en la ingle.

La erupción suele ser pálida, y apenas se nota si tiene la piel clara. A veces, no se aprecia hasta después de tomar el sol. Las áreas afectadas, que no se broncean, contrastan con la piel de alrededor, y por lo tanto, la erupción se hace más evidente. En las personas con piel oscura, las manchas son más visibles y es común la pérdida de color (hipopigmentación).

Cuándo consultar a un médico

Si no ve una mejora con medidas de cuidados personales después de 4 semanas o las manchas cubren grandes áreas de su cuerpo, consulte a su médico.

Causas

La pitiriasis versicolor es causada por la levadura llamada Malassezia globosa, aunque a veces es responsable la llamada Malassezia furfur. 1

Malassezia furfur en la piel de un paciente con pitiriasis versicolor

Estas levaduras viven  habitualmente en la piel, sin causar ningún problema. Sólo en determinadas circunstancias, como un clima cálido y húmedo, hacen que este germen se multiplique sobre su piel más de lo habitual, lo que lleva a que se desarrolle una erupción. 2 A menudo, esto sucede sin razón aparente.

Este hongo produce una sustancia química, que parece inhibir la producción normal de pigmento en la piel (melanina) que resulta en las zonas de piel más clara. 3 Pueden pasar varios meses para que el color general para nivelar. Siempre finalmente lo hace. La tiña versicolor no deja una decoloración permanente de la piel.

Factores de riesgo

Los factores que inducen la enfermedad son poco conocidos, pero la alta humedad y los cambios inmunológicos u hormonales pueden jugar un papel. Los factores de riesgo para la pitiriasis versicolor incluyen:

  • Edad. Afecta comúnmente a los adolescentes y adultos jóvenes. 4
  • Clima. Es más común en climas cálidos y húmedos.
  • Piel grasa o sudorosa. Se cree que la levadura se alimenta de aceites y células muertas de la piel. Es más común en personas con piel naturalmente grasosa o excesivamente sudorosa, como las que tienen dermatitis seborreica, caspa, y hiperhidrosis. 5

No obstante, la mayor parte de las personas con esta condición son perfectamente sanas.

Diagnóstico

Existen muchas enfermedades de la piel como la pitiriasis rosada, pitiriasis alba, dermatitis seborreica, eritrasma, vitiligo, lepra y la sífilis, que requieren un tratamiento completamente diferente pueden causar los mismos síntomas que la pitiriasis versicolor, por lo que es muy importante confirmar el diagnóstico.

La pitiriasis versicolor puede ser diagnosticada aplicando hidróxido de potasio. Las lesiones brillaran cuando se exponen a una lámpara de Wood.

Tratamiento

El tipo de tratamiento de la pitiriasis versicolor varía entre los casos y puede depender de la localización de la erupción, y también si usted ha tenido esta enfermedad antes. Las siguientes son las opciones de tratamiento:

  • Medicamentos antifúngicos tópicos que contienen sulfuro de selenio. El ketoconazol (en forma de ungüento y champú) mata el gérmen que causa la erupción. Se aplica sobre la piel seca y se lava después de 10 minutos. Repita el tratamiento una o dos veces al día durante al menos 2 semanas. 6 Algunos médicos aconsejan que se debería aplicar una vez por semana durante 6 meses para tratar de limpiar completamente la piel del germen.
  • Comprimidos antifúngicos. Pueden ser recetados si la erupción es en una gran superficie de su piel, o no se elimina con los tratamientos anteriores.

Incluso después de un tratamiento exitoso, el color de la piel puede seguir siendo desigual por varias semanas o meses. Además, la infección puede reaparecer. En casos persistentes, es posible que tenga que tomar un medicamento una o dos veces al mes para evitar que la infección vuelva a ocurrir.

Consejos y remedios caseros

Para los casos leve de la pitiriasis versicolor, se puede aplicar una loción antifúngica de venta libre en forma de crema, pomada o champú. Aplique una capa del agente tópico en el área afectada una o dos veces al día durante al menos 2 semanas. Si usa champú, enjuague después de esperar de 5 a 10 minutos.

Si no ve una mejoría después de 4 semanas, consulte con su médico. Es posible que necesite un medicamento más fuerte.

Prevención

Para ayudar a prevenir esta infección:

  • Evite aplicar aceite o productos oleosos de la piel, la ropa ajustada y la sudoración excesiva.
  • Dúchese todos los días y lave la ropa y las toallas con agua caliente para eliminar cualquier rastro de hongos. Algunos médicos creen la infección puede reaparecer debido a que los hongos permanecen en la ropa.
  • Use de cremas, lociones o champús antimicóticos al menos una vez al mes puede ayudar a prevenir el desarrollo de la pitiriasis versicolor.

Recursos externos

Referencias

  1. Prohic A; Ozegovic L. (Enero de 2007). “Malassezia species isolated from lesional and non-lesional skin in patients with pityriasis versicolor”. Mycoses 50 (1): 58–63. doi:10.1111/j.1439-0507.2006.01310.x.
  2. Morishita N; Sei Y. (Diciembre 2006). “Microreview of Pityriasis versicolor and Malassezia species”. Mycopathologia 162 (6): 373–76. doi:10.1007/s11046-006-0081-2.
  3. Gupta AK, Batra R, Bluhm R, Faergemann J. (Julio de 2003). “Pityriasis versicolor”. Dermatol Clin. 21.
  4. Rao GS, Kuruvilla M, Kumar P, Vinod V. (Julio – Agosto de 2002). “Clinico-epidermiological studies on tinea versicolor”. Indian J Dermatol Venereol Leprol. 68.
  5. Weedon, D. (2002). Skin pathology (2ª ed.). Churchil Livingstone. ISBN 0-443-07069-5.
  6. Likness, LP (Junio de 2011). “Common dermatologic infections in athletes and return-to-play guidelines”. The Journal of the American Osteopathic Association 111 (6): 373–379. PMID 21771922.